Y para terminar esta serie de posts en las que estamos hablando del material que debemos tener para “vender” nuestra obra de teatro, vamos a hablar de las fotos. Son el complemento ideal al dossier y al vídeo. Los zapatos de los que hablábamos en nuestro anterior post.

Muchas veces nos encontramos con compañías que no tienen fotos del espectáculo. O que las fotos que nos presentan están hechas con un móvil (el problema no es el móvil, sino que quien ha hecho la foto es un aficionado. Y es que apple nos ha hecho creer erróneamente que todos somos fotógrafos).

Y la realidad dista mucho de esto. Tener unas fotos profesionales da a tu documentación un lustre que no lo da otra cosa. Ya hemos comentado en varias ocasiones que las obras de teatro se venden por los ojos.

Pero no sólo que las fotos sean profesionales: composición, luz, contraste, etc. También que cuenten de la obra. Los primeros planos son muy bonitos y, en ocasiones, muy potentes. Pero tenemos que ser capaces de transmitir la entidad de la obra: decorado, vestuario, iluminación, los diferentes ambientes, etc.

Tipos de fotos que hay que tener.

  1. Fotos de planos largos, medios y cortos. Es importante que se vea bien el escenario en alguna de las fotos que incluyas en el dossier (planos largos), que el programador entienda de un vistazo la envergadura del montaje. Las foto de planos medios y cortos las puedes utilizar para llamar la atención sobre algún detalle que quieras resaltar.
  2. Fotos artísticas y fotos de trabajo. Es una manera de diferenciar las fotos que utilizaremos para la prensa, publicidad, etc. y fotos que utilizaremos para vender nuestra obra, incluidas en el dossier. Para un programador es importante que las fotos cuenten sobre el espectáculo: formato, diseño de iluminación, vestuario, etc. Aunque me repito mucho con esto, es más importante de lo que parece y ocurre menos de lo que debería.
  3. Fotos de estudio. Dependiendo de la propuesta, puede ser interesante realizar unas fotos en estudio con una buena iluminación. Si tenemos pensado hacer una buena campaña de publicidad y comunicación, estas son imprescindibles. Y de calidad profesional, claro.
  4. Fotos del equipo. Cuando estás leyendo un dossier y las fotos que acompañan a las biografías del equipo son cada una de su padre y de su madre (unas en blanco y negro, otras con el campo de fondo, otras que no se ve la cara…), queda muy poco profesional. Aunque sea delante de una pared blanca, que todo el equipo pase y se las haga.

Visión empresarial

El material fotográfico es una inversión para nuestra montaje. La creencia de que sólo es importante lo que se pone encima de un escenario es totalmente falsa. El dossier, el vídeo, las fotos… son el packaging de nuestro producto.

Desde nuestro punto de vista como distribuidores, si no tenemos un buen material gráfico de un montaje, es muy difícil que se interesen por esa pieza. Eso de pensar que van a coger una obra sólo porque se lo decimos nosotros, es una utopía.

En Metidos en Obras te podemos ayudar a tener una documentación profesional y de calidad de tu obra. Llámanos al 91 832 18 16 o escríbenos a cuentanos@metidosenobras.com.